Ruta del Vino de Franciacorta

Descrizione

Franciacorta es un pequeño rincón de paraíso entre Brescia y el Lago de Iseo. Su paisaje, modificándose con las temporadas, sorprende por su gran variedad, por sus colores y sobre todo por sus vinos excelentes, renombrados en toda parte del mundo. La Ruta del Vino de Franciacorta permite a quien desee explorar la cultura de este territorio seguir distintos recorridos según la zona que se prefiere visitar. Otro objetivo de la Ruta del Vino es valorizar y proteger la cultura vitivinícola de Franciacorta, convirtiendo el vino en un símbolo de excelencia de esta zona de la provincia de Brescia. Productos locales y vinos prestigiosos protagonizan los recorridos vinícolas y gastronómicos propuestos por la Ruta del Vino de Franciacorta. 


La zona de Franciacorta es la tierra ideal por los itinerarios en bici. Los recorridos pasan a través de viñas y casas de campo con granjas turísticas acogedoras y muy bien organizadas. Los cinco itinerarios mayores son cinco. 

El recorrido negro empieza por Piazza della Loggia, en el centro de Brescia, luego pasa por las afueras y llega al pueblo de Cellatica y al territorio de Gussago; sucesivamente bordea Rodengo Saiano pasando cerca de la Abadía Olivetana y por fin vuelve al punto de partida.

El recorrido azul sale de la Abadía Olivetana y lleva al visitante a Provaglio d’Iseo, pasando por Monticelli Brusati, en el corazón de Franciacorta. A lo largo del carril de bicicletas uniendo Brescia y Paratico hasta Passirano es posible descansar para catar los vinos locales en una de las numerosas bodegas.

El recorrido amarillo pasa por aquella zona de Franciacorta uniéndose con el Sebino. Desde Iseo hasta Clusane, a lo largo de la orilla del Lago de Iseo, el itinerario pasa a través del corazón de Franciacorta, llegando a Corte Franca, Calino y Bornato.

El recorrido verde explora Franciacorta Occidental, bordeando el río y pasando a través de los pueblos de Paratico, Capriolo, Adro y Corte Franca, terminando al punto de partida. En dirección de Capriolo se puede admirar el río Oglio cruzando estas tierras, un espectáculo único, y visitar también el Museo Agricolo del Vino. 

El último recorrido, el rojo, lleva al visitante a la región de Franciacorta meridional, poniendo en comunicación Cazzago San Martino, Rovato y Erbusco, donde se puede visitar el parque de las Esculturas o bien catar los vinos DOC con embutidos y quesos producidos por las granjas locales.  

Continuar

Franciacorta es un pequeño rincón de paraíso entre Brescia y el Lago de Iseo. Su paisaje, modificándose con las temporadas, sorprende por su gran variedad, por sus colores y sobre todo por sus vinos excelentes, renombrados en toda parte del mundo. La Ruta del Vino de Franciacorta permite a quien desee explorar la cultura de este territorio seguir distintos recorridos según la zona que se prefiere visitar. Otro objetivo de la Ruta del Vino es valorizar y proteger la cultura vitivinícola de Franciacorta, convirtiendo el vino en un símbolo de excelencia de esta zona de la provincia de Brescia. Productos locales y vinos prestigiosos protagonizan los recorridos vinícolas y gastronómicos propuestos por la Ruta del Vino de Franciacorta. 


La zona de Franciacorta es la tierra ideal por los itinerarios en bici. Los recorridos pasan a través de viñas y casas de campo con granjas turísticas acogedoras y muy bien organizadas. Los cinco itinerarios mayores son cinco. 

El recorrido negro empieza por Piazza della Loggia, en el centro de Brescia, luego pasa por las afueras y llega al pueblo de Cellatica y al territorio de Gussago; sucesivamente bordea Rodengo Saiano pasando cerca de la Abadía Olivetana y por fin vuelve al punto de partida.

El recorrido azul sale de la Abadía Olivetana y lleva al visitante a Provaglio d’Iseo, pasando por Monticelli Brusati, en el corazón de Franciacorta. A lo largo del carril de bicicletas uniendo Brescia y Paratico hasta Passirano es posible descansar para catar los vinos locales en una de las numerosas bodegas.

El recorrido amarillo pasa por aquella zona de Franciacorta uniéndose con el Sebino. Desde Iseo hasta Clusane, a lo largo de la orilla del Lago de Iseo, el itinerario pasa a través del corazón de Franciacorta, llegando a Corte Franca, Calino y Bornato.

El recorrido verde explora Franciacorta Occidental, bordeando el río y pasando a través de los pueblos de Paratico, Capriolo, Adro y Corte Franca, terminando al punto de partida. En dirección de Capriolo se puede admirar el río Oglio cruzando estas tierras, un espectáculo único, y visitar también el Museo Agricolo del Vino. 

El último recorrido, el rojo, lleva al visitante a la región de Franciacorta meridional, poniendo en comunicación Cazzago San Martino, Rovato y Erbusco, donde se puede visitar el parque de las Esculturas o bien catar los vinos DOC con embutidos y quesos producidos por las granjas locales.  

East Lombardy es región europea
de la gastronomía 2017