PERA DE MANTUA IGP

Descrizione

Existen seis variedades de “Pera Mantovana”: Abate Fetel, Conference, Decana del Comizio, Kaiser, Max Red Barlett y William. La zona de producción de este fruto se extiende desde la provincia de Mantua hasta la llamada “Oltrepò Mantovano”. Hacia la mitad del siglo XV, su cultivo sólo se realizaba para los aristócratas y los miembros de la Iglesia. Se solían combinar distintas variedades con el fin de obtener frutos más dulces, pero también para dar más color a los jardines de los monasterios y a los antiguos “broli” – jardines renacentistas rodeando las residencias de los nobles -, decorados casi exclusivamente por flores y árboles de fruto. Después de la Unificación de Italia y aún más después de la Segunda Guerra Mundial, el cultivo del peral logró desarrollarse, también debido a las innovaciones tecnológicas del sector agrícola. En 1992 fue fundado el consorcio llamado “Consorzio Pera Tipica Mantovana – Perwiva”. Seis años después, la Pera Mantuana fue nombrada Producto con Indicación Geográfica Protegida.


Según el pliego de condiciones, los terrenos donde se cultivan los perales tienen que tener una densidad máxima de 5 mil árboles por cada hectárea (350 quintales de peras por cada hectárea) y cumplir con los principios de la producción integrada: se trata de un sistema de producción de bajo impacto medioambiental, que utiliza lo menos posible herramientas técnicas de gran impacto en el medioambiente o en la salud del consumidor. La Pera Mantovana tiene propiedades diuréticas y depurativas. En 100 gramos de producto hay sobre todo agua, carbohidratos y azucares. Todas las variedades de Mantua tienen carne dulce y jugosa. 

Continuar

Existen seis variedades de “Pera Mantovana”: Abate Fetel, Conference, Decana del Comizio, Kaiser, Max Red Barlett y William. La zona de producción de este fruto se extiende desde la provincia de Mantua hasta la llamada “Oltrepò Mantovano”. Hacia la mitad del siglo XV, su cultivo sólo se realizaba para los aristócratas y los miembros de la Iglesia. Se solían combinar distintas variedades con el fin de obtener frutos más dulces, pero también para dar más color a los jardines de los monasterios y a los antiguos “broli” – jardines renacentistas rodeando las residencias de los nobles -, decorados casi exclusivamente por flores y árboles de fruto. Después de la Unificación de Italia y aún más después de la Segunda Guerra Mundial, el cultivo del peral logró desarrollarse, también debido a las innovaciones tecnológicas del sector agrícola. En 1992 fue fundado el consorcio llamado “Consorzio Pera Tipica Mantovana – Perwiva”. Seis años después, la Pera Mantuana fue nombrada Producto con Indicación Geográfica Protegida.


Según el pliego de condiciones, los terrenos donde se cultivan los perales tienen que tener una densidad máxima de 5 mil árboles por cada hectárea (350 quintales de peras por cada hectárea) y cumplir con los principios de la producción integrada: se trata de un sistema de producción de bajo impacto medioambiental, que utiliza lo menos posible herramientas técnicas de gran impacto en el medioambiente o en la salud del consumidor. La Pera Mantovana tiene propiedades diuréticas y depurativas. En 100 gramos de producto hay sobre todo agua, carbohidratos y azucares. Todas las variedades de Mantua tienen carne dulce y jugosa. 

Dónde puede encontrar este producto

Estacionalidad

Dependiendo de la variedad, las peras se comercializan entre el primer de agosto y el 31 de mayo del año siguiente. 

East Lombardy es región europea
de la gastronomía 2017