Basílica de Sant'Andrea

Descrizione

Diseñada por Leon Battista Alberti por voluntad de Ludovico II Gonzaga, que quería convertir ese lugar en un símbolo del prestigio de la familia, las obras de construcción de la basílica empezaron en 1472, bajo la dirección del arquitecto Luca Fancelli, y terminaron solamente en la segunda mitad del siglo XVIII.

Se trata de una auténtica obra maestra de la arquitectura renacentista, cuya realización supuso la transformación del complejo benedictino ya existente, del cual quedan el campanario gótico tardío (1413) y un ala del claustro trasero. La riquísima decoración pictórica cuenta con obras realizadas por Andrea Mantegna, Correggio, Giulio Romano y sus discípulos (Bernardino Campi, Rinaldo Mantovano y Andreasino).

Planta en cruz latina y nave única con profundas capillas laterales representan una referencia muy clara al plano de la Basílica de Massenzio en Roma. La primera capilla en la izquierda, cuyos elementos decorativos se completaron durante la segunda década del Siglo XVI, es la capilla funeraria de Andrea Mantegna, que falleció en Mantua en 1506. En correspondencia con la cúpula, diseñada por Filippo Juvarra en 1765, el reclinatorio de mármol del siglo XIX hace referencia a la cripta de abajo, realizada por Antonio Maria Viani, donde se conservan los Sacros Vasos que contienen – según la leyenda – el mantillo del monte Calvario empapado con la Sangre de Cristo, y recogido por San Longino, al cual se dedicó la última capilla en el lado derecho. Con un ritual sugestivo que tiene lugar cada Viernes Santo, los relicarios se llevan a la Basílica y acompañan la procesión nocturna por las calles del centro de la ciudad.


Continuar

Diseñada por Leon Battista Alberti por voluntad de Ludovico II Gonzaga, que quería convertir ese lugar en un símbolo del prestigio de la familia, las obras de construcción de la basílica empezaron en 1472, bajo la dirección del arquitecto Luca Fancelli, y terminaron solamente en la segunda mitad del siglo XVIII.

Se trata de una auténtica obra maestra de la arquitectura renacentista, cuya realización supuso la transformación del complejo benedictino ya existente, del cual quedan el campanario gótico tardío (1413) y un ala del claustro trasero. La riquísima decoración pictórica cuenta con obras realizadas por Andrea Mantegna, Correggio, Giulio Romano y sus discípulos (Bernardino Campi, Rinaldo Mantovano y Andreasino).

Planta en cruz latina y nave única con profundas capillas laterales representan una referencia muy clara al plano de la Basílica de Massenzio en Roma. La primera capilla en la izquierda, cuyos elementos decorativos se completaron durante la segunda década del Siglo XVI, es la capilla funeraria de Andrea Mantegna, que falleció en Mantua en 1506. En correspondencia con la cúpula, diseñada por Filippo Juvarra en 1765, el reclinatorio de mármol del siglo XIX hace referencia a la cripta de abajo, realizada por Antonio Maria Viani, donde se conservan los Sacros Vasos que contienen – según la leyenda – el mantillo del monte Calvario empapado con la Sangre de Cristo, y recogido por San Longino, al cual se dedicó la última capilla en el lado derecho. Con un ritual sugestivo que tiene lugar cada Viernes Santo, los relicarios se llevan a la Basílica y acompañan la procesión nocturna por las calles del centro de la ciudad.


East Lombardy es región europea
de la gastronomía 2017